John Allen Bennett Novey: “Hiato”   2 comments

Dibujo inspirado en una foto de un sector de la finca de siembras que tenía la familia Bennett Novey en El Valle,

Advertisements

Posted July 30, 2016 by Jorge Bennett, Composer.

2 responses to “John Allen Bennett Novey: “Hiato”

Subscribe to comments with RSS.

  1. Mi papá comenta sobre la historia de este cuadro: “Se trata de un riachuelo de montaña en el Valle de Antón, en la finca de los abuelos Novey. Solía caminar por la finca, y un día, siguiendo unas aves, me interné en la selva siguiendo el andar del riachuelo; y, a medida que avanzaba me fui quedando dentro de una verdina catedral que dejaba pasar rayos de sol que iluminaban los helechos; y todo ello al compás del canto del canto de ranas y aves, mientras el agua cristalina se desbordaba por encima de piedras vestidas de musgo. Sentí que era un sitio muy especial; y años más tarde llevé allí a mi hermano Irving y a Guillermo Saint Malo, quienes igual que yo, se detuvieron en silencio a contemplar la escena, hasta que Billy dijo: “Este es un sitio de poder”. Eventualmente ello me llevó a expresar el sitio en pintura y en poesía, y aquí les dejo la poesía del sitio: Hiato.” -John Bennett.

  2. Esta es la poesía que escribió mi padre con relación al sitio que se ve en el cuadro “Hiato”. La poesía lleva el mismo nombre del cuadro.

    Hiato

    El mundo está á lleno de sitios olvidados por el afán humano.
    Recodos donde el tiempo se detiene.
    Fragmentos de naturaleza forjados al azar,
    o quizá fraguados en el caldero de los dioses.

    Parajes que hablan un idioma perdido
    en los laberintos inimaginables de la evolución del cosmos.
    Estanques de la convulsión cortical,
    Donde algún accidente de la creación se detiene pensativo,
    Como si quisiese descifrar aquel enigma originador.

    Retorcido lecho del fugaz y burbujeante cristalino
    Que juega entre vestimentas de musgo,
    Al compás de cantos entretejidos con helechos
    Que solicitan la atención de los caprichosos haces estelares,
    Prófugos de la verdina catedral.

    Allí, en sitio remotamente cercano,
    Se humilla el espíritu sensible
    Ante la jocunda cuita de su errante naturaleza.
    De aquel paraje sólo queda la muda elocuencia de mi estilo,
    Clamando en estoico aposento.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: